radiotelescopiochinaEl que es ahora el radiotelescopio más grande del mundo comenzó a buscar señales de estrellas y galaxias y, quizás, vida extraterrestre, en un proyecto que demuestra el aumento de la ambición de por el y su búsqueda del prestigio científico internacional.

Pekín ha invertido miles de millones en este tipo de proyectos científicos y militares procediendo con el lanzamiento de la segunda estación espacial a principios de este mes.

El radiotelescopio, que tiene 500 metros de diámetro, se encuentra en una cuenca natural dentro de un impresionante paisaje de exuberantes formaciones kársticas verdes en la provincia sureña de Guizhou.

Para la creación de este gigantesco radiotelescopio fueron necesarios cinco años y 180 millones de dólares completando y superando su predecesor, el radiotelescopio de Arecibo en Puerto Rico, según informó The Independent.

Según la agencia oficial de noticias Xinhua, cientos de astrónomos y aficionados observaron la apertura del telescopio esférico llamado FAST en el condado de Pingtang.

Los medios estatales dijeron que FAST tiene como objetivo buscar ondas gravitacionales, detectar emisiones de radio de las estrellas y galaxias y escuchar señales de vida extraterrestre inteligente.

Este radiotelescopio está formado por una estructura de 4450 paneles iniciándose en 2011 y terminando en julio de este año.

El telescopio requiere un silencio de radio dentro de un radio de 5 kilómetros por lo que el gobierno chino ha tenido que reubicar a más de 8000 personas de sus hogares.

Según informaciones de CCTV, durante una prueba reciente, el telescopio recibió señales de radio desde un pulsar que estaba a 1351 años luz de la Tierra.

El radiotelescopio tiene el doble de sensibilidad que el de Arecibo y de cinco a diez veces la velocidad de topografía.

Foto: svs.gsfc.nasa.gov