Un nuevo estudio de la Universidad de Wisconsin-Madison afirma que determinados recuerdos que se creían olvidados podrían ser recordados usando imanes.

Hasta no hace mucho se pensaba que nuestra que recuerda información importante durante un corto período de , como por ejemplo marcar un número de teléfono, requería de una actividad sostenida para mantener dicha información. Pero este nuevo estudio mostró que el reúne la información de menor importancia en algún lugar del alcance de las herramientas que normalmente controlan la actividad cerebral.

Los investigadores de este estudio fueron capaces de ajustar la información nuevamente en la atención activa mediante el uso de imanes, informó Daily Mail.

Una de las aplicaciones de este trabajo podría servir para tratar a personas enfermas de esquizofrenia o depresión, encontrando nuevas formas de controlar los pensamientos de los enfermos.

Brad Postle, investigador principal del estudio indicó que “muchas enfermedades mentales están asociadas con la incapacidad de elegir qué pensar”. Postle es profesor de de la Universidad de Wisconsin-Madison.

Para el profesor Postle estos serían los primeros pasos para ver los mecanismos que nos dan el control de nuestros pensamientos.

Los investigadores realizaron una serie de experimentos en los que se les pidió a las personas que recordaran dos elementos que representaban diferentes tipos de información, utilizando palabras, caras y direcciones de movimiento.

Cuando los investigadores dieron a los sujetos una señal sobre el tipo de pregunta que se les iba a hacer, la actividad eléctrica y el flujo sanguíneo en el cerebro asociado con la memoria de las palabras desapareció.

Los investigadores aplicaron un enfocado a la zona del cerebro que almacena las palabras usando una técnica llamada Estimulación Magnética Transcraneal (TMS). A partir de ahí se desencadenó un tipo de actividad cerebral representativa del enfoque de atención.

Pero no todos los recuerdos se almacenan en esta zona y los investigadores todavía necesitan resolver que cosas son las que el cerebro almacena y las que olvida.