Un equipo de arqueólogos ha desenterrado dos pertenecientes a una enigmática civilización en el permafrost siberiano.

Los arqueólogos desenterraron los restos momificados de un adulto y un bebé, ambos envueltos en cobre después de haber sido congelados en el permafrost siberiano durante siglos.

Este descubrimiento fue anunciado por el gobernador del distrito de Yamalo-Nenets, quién reveló que el descubrimiento más reciente fueron dos momias la del bebé envuelta en una capa increíblemente gruesa de material textil, piel y cortezas de árbol, mientras que la momia adulta estaba envuelta con placas de cobre.

Los especialistas creen que la presencia del cobre revela que esta enigmática civilización conocía las propiedades médicas del cobre, es decir, propiedades antimicrobianas y que ayudaban a conservar los cuerpos momificados.

Por supuesto, además del cobre, las bajas temperaturas siberianas favorecieron la congelación de los cuerpos.

Según los informes, la momia adulta tiene aproximadamente 1,70 m. y consideran que la momia del bebé era la de un niño de unos seis meses de edad.

La antropóloga Yevgenia Svyatova, del Centro para la Protección y Uso de los Monumentos de Historia y Cultura, explicó en un comunicado en la web oficial de la región autónoma de Yamal-Nenets, que aún no han abierto las momias por temor a dañar los cuerpos y los tejidos.

Los restos momificados fueron descubiertos en un monumento centenario en las afueras de Salekhard en Rusia.

El siguiente paso son la realización de diferentes pruebas de laboratorio. Los especialistas efectuarán pruebas genéticas, análisis forenses e históricos para saber más sobre esta misteriosa civilización a la que pertenecían.

Los científicos aún no han confirmado la edad de las momias, pero según los informes realizados en el lugar de la excavación donde se encontraron las momias, podría remontarse a la edad media, alrededor del siglo XIII.

Estas dos momias no son las primeras que se han descubierto en el sitio arqueológico de Zeleny Yar. De hecho, estas dos momias pertenecen a una larga lista de casi 100 enterramientos desde que el sitio fue excavado por primera vez hace 20 años.

El sitio de Zeleny Yar es famoso por tres monumentos: un taller de fundición de bronce que se cree se remonta a los siglos VI y VII, un cementerio que podría ser de los siglos VIII y IX y una que los arqueólogos consideran que podría ser del siglo XIII.

Curiosamente, en excavaciones anteriores, los arqueólogos recuperaron un cuenco de bronce del siglo X que se cree fue realizado en Persia, a casi 6000 km. De distancia del Irán moderno. Los arqueólogos aún no han determinado qué relación tenía esta enigmática civilización siberiana con la antigua Persia.

Foto: Alexander Gusev/Siberian Times