Ha estado confundiendo a eruditos, criptólogos e investigadores durante siglos.

El Voynich ha estado envuelto en un velo de misterio y escrito en un código que se ha resistido a la decoficicación durante más de 100 años desde que fue descubierto en un a las afueras de Roma.

Sin embargo un experto británico piensa que se trata de un tratado médico para el cuidado ginecológico de las mujeres, escrito en latín en un código muy elaborado.

En un artículo del Times Literary Supplement, Nicholas Gibbs, el mencionado experto británico, afirma que resolvió el manuscrito Voynich comparando sus cuadros no con palabras o letras, sino con ligaduras latinas. Ligadura es un término tipográfico o de utilizado para describir cuándo dos o más letras se combinan en un glifo o símbolo.

El latín medieval tenía muchas letras que ya no se usan hoy en día. Gibbs cree que el autor del manuscrito Voynich hizo un llamamiento a la técnica de la ligadura verbal para crear ligaduras pictóricas al combinar imágenes conocidas con otras no identificables.

¿Por qué el autor haría tal cosa? Gibbs piensa que fue para ocultar el hecho de que el manuscrito era en realidad un manual médico escrito para una mujer madura y para ayudar a tratar problemas ginecológicos.

Si se observa bien en el manuscrito se ven imágenes de mujeres desnudas que Gibbs pasó tres años observándolas, junto con plantas, cartas zodiacales y otras imágenes extrañas, concluyendo que esos dibujos son atajos visuales que representan tratamientos y curas para varios problemas propios de la mujer en la época medieval. El cree que la combinación de mujeres desnudas y flores es una receta para aplicar aromaterapia y la combinación entre las imágenes de mujeres desnudas, flores y agua es la recomendación de inmersiones en baños con hierbas especialmente para tratar problemas ginecológicos.

Pero Gibbs admite no haber podido resolver todas las imágenes del manuscrito debido a que falta un índice en el códice.

Esta es una teoría interesante que vale la pena seguir, sobre todo porque hasta el momento, nadie ni tampoco ningún ordenador ha sido capaz de resolver el enigma del manuscrito Voynich. Esto incluye a los matemáticos rusos que a principios de este año afirmaron que se puede decodificar eliminando todas las vocales y espacios y comparándolo con el inglés, alemán y español.

Pero no todos están conformes con la teoría de Gibbs. Lisa Fagin Davis, directora ejecutiva de la Academia Medieval de América, dijo a través del The Atlantic, que el texto descodificado por Gibbs no da como resultado un latín que tenga sentido.