cristales1Por Daniel Rubio / Terra Aúrea

Con este artículo pretendo abrir una vía de investigación práctica realmente interesante relacionando el mundo de las gemas, de las piedras y de los cristales con el mundo de la geobiología. Al abrir esta vía , aunque podemos ( y debemos) apoyarnos en todo el saber, la literatura y lo conocido en estas áreas no olvidaremos nunca la aplicación de la radiestesia como eje central de nuestro trabajo. El “resentir” nos permite el acceso a un conocimiento global en torno a estos temas que serán corroborados siempre por los resultados prácticos en cada una de las experiencias, más allá de que estemos en condiciones de explicarlas o no.

No se trata tanto de mostrar respuestas cerradas, sería una impostura y no tenemos además para nada dichas respuestas, sino por el contrario de poder abrir puertas que nos puedan llevar a caminos realmente interesantes en distintos aspectos de nuestro trabajo. Aunque llevamos varios años realizando experiencias en este área, especialmente en lo que concierne a la armonización, hay que tomarlas de una en una y no podemos en absoluto pensar en generalizar resultados, pues como hemos comentado en otras ocasiones al referirnos a la armonización de los lugares, son probablemente muchos los parámetros que intervienen en estas cuestiones y que desconocemos.

El mundo de las piedras es realmente fascinante y en él confluyen desde los aspectos creativos más interesantes de nuestra moderna tecnología, al uso más oculto y escondido realizado por algunos grupos que se denominan a sí mismo esotéricos. Desde los avances más interesantes conseguidos en el área de la , al uso importantísimo en la medicina actual. Desde las distintas Tradiciones de los saberes ancestrales de la humanidad insertados en cualquier espacio – tiempo en nuestro planeta, al auge en el tiempo presente de toda una búsqueda personal y espiritual con el apoyo de los mismo

Al  profundizar en las  gemas, piedras y cristales nos llevaremos la sorpresa de que existen múltiples sistemas, diferentes autores, opiniones diversas que aunque algunas veces se ponen de acuerdo en torno a las propiedades y efectos de algunos cristales y piedras (por ejemplo el transparente, el amatista, o algunas de las turmalinas)mencionan propiedades diferentes, cuando no totalmente distintas para  otras. Todo ello puede producir mucha confusión si lo tomamos al pie de la letra; nosotros vamos a realizar una síntesis en base a alguna de las obras que considero fundamentales[1]  y que iremos viendo a lo largo del trabajo. No tiene porqué ser ni la única, ni  la mejor, aunque si he procurado testar y resentir que las energías mencionadas de las piedras se encuentran en el tiempo presente. Pues muchas de las dificultades de esta confusión está en relación a sistemas de otras culturas (animistas, hinduistas ‘ayuverda’, de medio oriente, etc…), o en distintos tiempos al actual.

En todo caso no debemos olvidar que nosotros vamos a “resentir”,  es decir utilizar nuestro encuadre práctico radiestésico, donde acercándonos lo más posible al vacío mental vamos a saber cuál es la más adecuada en una situación dada para un fin preciso; nuestro péndulo, nuestra varilla, las manos o nuestro corazón nos lo harán saber por los medios que utilizamos normalmente. Por eso no está de más leer, estudiar, empaparnos de todo lo posible de todas y cada una de las piedras desde los aspectos más mineralógicos, a los físicos, a los energéticos, para que en el momento radiestésico nos olvidemos por un instante de todo para ser capaces de encontrar lo que necesitamos. Es fundamental posicionarnos en está ética radiestésica para alejarnos en nuestra práctica de los diccionarios que nos puedan imponer cualquier significación por adelantado.

No podemos separar  nuestro estudio de los cristales en esta relación con la práctica de la geobiología de toda una visión holística del ser, de la persona, donde el cuerpo físico aparece solo como uno de los elementos conocidos. Este punto marca realmente la diferencia de  lo que podríamos llamar una concepción mecánica de la geobiología (donde aplicamos recetas a cada una de las situaciones que nos encontramos, con todo lo que esto implica) a una verdadera relación profunda de nuestra interacción como seres globales y completos, energéticos con las energías cosmotelúricas del planeta en su dimensión no solo física, sino sobre todo energética y espiritual.

Acercarnos a los cristales requiere la consciencia de que estamos trabajando con seres evolucionados dentro del mundo mineral. No estamos tratando con elementos mecánicos que al igual que una receta cumplen una función determinada, sino que ellos van a interaccionar con nosotros, en todas las áreas de nuestra vida: energética, emocional, mental, etc… y por tanto una de las claves que pueden ayudarnos a funcionar con los cristales aunque pueda producir la risa de algunos es trabajar y utilizarlos con verdadero amor, esto además no lo digo yo, es el propio Vogel, el científico investigador de IBM, del que hablaremos después, y que sacó adelante las pantallas de cristal líquido  el que nos afirma que la interacción con los cristales para que funcionen en todo su potencial, requieren de nuestra intención mental y de todo nuestro amor. En función de nuestra posición obtendremos por tanto los retornos, es decir los resultados.

Leonard Laskow, doctor en medicina nos afirma refiriéndose a Vogel[2]Marcel Vogel advirtió algo notable mientras trabajaba con cristales líquidos bajos diversas condiciones de temperatura y presión. Mientras observaba cristales líquidos a través de un microscopio de alta potencia, descubrió que cuando proyectaba un cierto pensamiento en el cristal justo antes de volverse sólido, tomaba la forma de una tosca aproximación al objeto que había visualizado”.

Y ahora bien, ¿porqué relacionar hoy los cristales con la Geobiología?, por dos motivos muy claros; primero la intuición nos ha llevado a una práctica que no estamos en condiciones de explicar al menos por ahora, pero que no por ello nos ha permitido obtener algunos resultados muy interesantes; segundo, sabemos por la física y la geología como se forman los cristales en base a criterios de fuerzas de  la tierra, presión , calor, maceración, etc… a lo largo de miles de años; son las mismas fuerzas que están incidiendo en lo poquito que conocemos de la Geobiología, y es muy probable que podamos encontrar claves conscientes que nos permitan avanzar en el terreno de la armonización y no solo en este.

“El reino mineral es el primer reino de la creación, está formado por las fuerzas más potentes de la naturaleza, por ello el mineral lleva en sí la impronta de la creación universal… Tomemos consciencia de que la Materia no puede estar animada si no está habitada por la Luz, y por otro lado, la Luz no tiene ninguna razón de existir si no hay materia que animar. Los cristales son el testimonio energético de la presencia de las fuerzas de la Luz en la Materia.

Las fuerzas de la Luz empujan el cristal a crecer según un esquema y una representación precisa, en armonía con el telurismo subyacente…”[3]

Los Cristales en el Tiempo Actual

Para que nos demos cuenta de  la importancia del uso de los cristales podremos recurrir a nombrar de la mano de R. Gerber[4]  algunos de los avances obtenidos en las últimas décadas con los cristales en nuestra vida cotidiana, es interesante poder pensar que muchas de las propiedades que los cristales muestran en su utilización tecnológica son las mismas propiedades que nos pueden ayudar en el campo de la geobiología.

Sabemos por un lado que el desarrollo de todos los sistemas informáticos actuales está basado en la tecnología del silicio; su capacidad de almacenar datos (Es el único cristal programable, y esto nos puede traer consecuencias interesantísimas para el área de la geobiología) le han hecho apto para las memorias cada vez más pequeñas y más potentes, y para la creación de circuitos integrados.

En el año 1983, los laboratorios de investigación de la Phillips en Hamburgo presentaron una película holográfica de demostración que se había registrado en un cristal de niobato de bario. Mientras, otros trabajos sobre los cristales de niobato en los Oak Ridge National Laboratories de Tennessee han revelado la posibilidad de almacenar miles de imágenes tridimensionales en un monocristal. Una ligera rotación del cristal basta para abrir espacio a un nuevo registro… las posibilidades que nos abre son increíbles como la de grabar en unos cristales de niobato todos los datos de la Seguridad social estadounidense o bibliotecas técnicas o literarias enteras.

En medicina contamos por ejemplo con los láseres médicos y quirúrgicos, existe la laserpuntura; el láser se utiliza también en telecomunicaciones, pudiendo transmitir a mucha distancia cantidades muy grandes de información.

Se está trabajando en cromoterapia y en acupuntura con la utilización de cristales.

Tenemos los cristales líquidos que están detrás de todas las pantallas nuevas de ordenadores portátiles, televisores, calculadoras, etc…

El efecto piezoeléctrico[5]   de cristales específicos como el cuarzo permiten el uso sincronizado de relojes de precisión y se está investigando ahora en biología… incluso se están cultivando los cristales, lo que permite algunos de gran pureza para su uso por ejemplo actualmente en la tecnología alternativa de placas solares… (hoy día aunque no estén todavía en el mercado es posible el uso de automóviles por el uso directo o combinado de la energía solar gracias al silicio).

radiestesia

¿En qué puede ayudar la gemoterapia a la Geobiología?

a) Desde el punto de vista personal y del radiestesista.

. Apoyo de piedras a la hora de realizar un testing, para afinar los resultados tanto sobre el terreno, como a distancia, .

. Apoyo de piedras en la realización del vacío mental.

. Programación de cuarzos en las direcciones antes mencionada.

. Creación de ambientes neutros con cuarzos para que no existan interferencias en el trabajo radiestésico.

b) Antes de la Construcción de Una  vivienda.

Estudio radiestésico de las piedras que pueden venir bien para un objetivo concreto (armonía, paz, prosperidad, , etc…) en la interacción personas que van a realizar la casa, energías del terreno, no solo a nivel telúrico (fuerzas, , estructuras geológicas), sino también en función del mundo vegetal y animal y de planos más sutiles.

Creación de Ondas de Forma protectoras, equilibradoras, o potenciadoras con piedras  y cristales.

– Por ejemplo, una estrella de 8 puntas de esferas de cuarzo rosa, orientada correctamente en los  cimientos).

– Colocar esmeraldas u otras piedras testadas radiestésicamente en las esquinas de la vivienda en la construcción.

– Introducir con fines precisos en la propia construcción cristales.

d) Después de la Construcción de una Vivienda.

Creación de ambientes específicos a nivel familiar potenciados con las gemas:

– Zona de niños.

– Área de la Sabiduría.

– Rincón de trabajo.

– Armonía Familiar.

– etc…

Un capítulo aparte merece la armonización de lugares alterados telúricamente.

e)Armonización de Lugares Alterados Telúricamente.

e.1 terrenos. Cuando no existe más remedio podemos encontrar junto con el apoyo de los árboles, combinaciones de piedras (geodas, drusas, cuarzos, etc…) que nos pueden ayudar a armonizar un sitio.

e.2 Construcciones ya realizadas. Es posible encontrar combinaciones de piedras que parcial o totalmente permitan la armonización de un lugar.

Los criterios de funcionamiento de cómo sucede esto no están claros, y no sabemos porqué en distintas experiencias sucede que dicha armonización a veces se consigue de un modo permanente con seguimientos en los lugares cada dos meses, y en otros no se logra. Aunque empezamos a barajar algunas hipótesis

f) Armonización de Lugares Sutilmente alterados.

f.1 Por dificultades de las propias personas.

Los diferentes tipos de cuarzo pueden ser elementos muy armonizadores de ambientes cargados y tensos. Solo necesitamos testar cuál es el apropiado en función de las personas involucradas en un lugar.

f.2 Por dificultades debido a entidades.

Existen piedras específicas como el jade por ejemplo, que cumplen una función específica en este sentido de alejar entidades de un lugar.

f.3 Por dificultades de “Negatividad de todo tipo”.

También existen piedras específicas como la Turmalina Negra que cumplen una función de protección y de alejamiento de toda negatividad u oscuridad en nuestra vida.

g) Armonización desde claves del .

g.1 Equilibrio de excesos energéticos.

Desde la perspectiva del Feng Shui, nos vamos a encontrar rincones de los terrenos, de las casas, con un exceso determinado de energía, por ejemplo la energía del ; encontraremos piedras que se relacionan con las energías del agua que nos ayudarán a equilibrar el lugar, del mismo modo podremos crear ambientes de equilibrio con las gemas siempre que podamos utilizar piedras resonantes con las energías opuestas para crear equilibrio.

g.2 Equilibrio de defectos energéticos.

De la misma manera que antes equilibrábamos los excesos, ahora podremos potenciar “defectos” energéticos con piedras específicas para el caso. Por ejemplo una falta en la estructura de la vivienda de la energía del fuego puede ser muy bien compensada con el rubí; mientras que una falta de agua podría ser compensada con el “aguamarina”.

Un defecto o falta seria en la zona de tierra (Por ejemplo un servicio en la zona central de una vivienda) podría ser compensada con un topacio imperial (que lleva en su propia estructura la “memoria” del planeta).

Es muy importante saber que equilibrar los excesos o defectos energéticos no se relacionan únicamente con el Feng shui, sino que probablemente esté en la base de la relación que existe entre las fuerzas, los elementos y el telurismo del lugar donde se enclava la vivienda. Y por tanto es algo que puede ir mucho más allá. El Feng Shui, al igual que el Vaastu, son solo algunas de las disciplinas que encuadran desde su perspectiva cultura, religiosa e histórica estos aspectos.

g.3 Potenciador.

En un momento determinado podemos necesitar potenciar un rincón específico, por ejemplo la geoda de amatista puede ser estupenda en una de sus facetas para potenciar el área de la fortuna.

Podemos potenciar todas aquellas áreas de nuestra casa  (en resonancia total entre el lugar que habitamos cuando nos referimos al edificio en el que vivimos y el lugar que habitamos cuando nos referimos al cuerpo físico que contiene nuestro ser) que necesitemos en cualquiera de las facetas que se nos presentan en la vida.

Trabajar en este sentido con el resentir es muy importante, pues son muchas las piedras que pueden compartir características determinadas de color por ejemplo, o de estructuras energéticas, hay quién las relaciona con signos astrológicos o con otro tipo de influencias comunes. Piedras en relación con los distintos elementos y fuerzas existen muchas y distintas, pero seguro que radiestésicamente vamos a encontrar una, o un conjunto de ellas (la mayoría de las veces) que es la específica  que necesitamos en un momento dado. La lógica nos puede indicar unas, y el resentir otras.

En el Feng Shui, al igual que en la Geobiología en general y en todas las facetas de la vida, lo que se está produciendo es una verdadera interacción con las personas que habitan el sitio y con todas sus energías. Esto significa que el mismo lugar sometido a las mismas fuerzas, en relación con los mismos elementos y con la misma estructura de edificio puede dar lugar al uso de piedras muy distintas según lo testemos para distintas personas que puedan habitarlo, o para un conjunto de personas en particular como es una familia. Todo esto que desde la perspectiva de la lógica se nos podría escapar en todos sus parámetros independientes, nuestro corazón, es capaz de captarlo de un solo golpe utilizando el resentir.

h) Armonización en el Exterior.

También con las gemas y  las piedras podremos crear estupendos ambientes armónicos y saludables en relación a nuestras plantas y árboles.

i) Limpieza.

Algunos cristales de roca bien programados y dirigidos nos pueden ayudar a limpiar los lugares cuando entramos en un sitio por primera vez o ha sido habitado anteriormente por otras personas.

cristales2

Algunos Cristales. Como interaccionar personalmente con ellos y en qué nos pueden servir para la Geobiología.

Alejándonos de todo intento de diccionario, intentamos dar algunas claves que desde la práctica nos ha servido en combinación con datos aportados por las obras mencionadas. Pero no olvidemos lo que he reiterado permanentemente, todo esto es a probar en cada ocasión, en cada lugar y contrastando los resultados. Sería realmente estupendo poder contrastar los resultados de distintas experiencias en lugares diferentes y por equipos de geobiología y expertos en gemas.

Dos son las piedras fundamentales en las que todos los autores se ponen prácticamente de acuerdo y que nos pueden servir de un modo excepcional en las distintas áreas de la Geobiología

Una es el Cuarzo Transparente, o cristal de Roca, y la otra es el Cuarzo Amatista.

Cuarzo Amatista.

El nombre en griego de la piedra, tiene por significado “que no está borracho”, y es una piedra a la que se suponía que protegía contra los efectos del alcohol.

Es una piedra que incita al espíritu y se la asocia con la protección.

Las drusas de amatista y muy especialmente las geodas se han revelado muy interesantes colocadas en las viviendas cuando existen alteraciones telúricas.

Cuando se dan estas circunstancias podremos colocar varias geodas de amatista en puntos estratégicos de la casa que habremos de testar. Podremos investigar también radiestésicamente el número de kilos adecuados en cada punto. Suelen salir normalmente entre 1 y 3 geodas, aunque en ocasiones en lugares con muchas dificultades han llegado a aparecer hasta 5. Si el resentir ha sido correcto nos vamos a sorprender de los efectos que pueden llegar a producirse; es como si entre las piedras a nivel del suelo se estableciera una especie de filtro de los efectos de las alteraciones, por explicarlo de alguna manera. Es obvio que no sabemos el porqué se produce dicho efecto. Por supuesto será necesario comprobar rigurosamente si queremos llegar a conclusiones efectivas si este efecto de armonización es duradero o no, teniendo en cuenta las lunas llenas y nuevas, las distintas estaciones del año… Para establecer que en el conjunto del lugar se ha establecido la armonización adecuada hemos de comprobar que efectivamente a lo largo del tiempo encontramos cambios y que se no se trata de efectos pasajeros, especialmente en torno a los síntomas que las personas presentan y que sospechamos se encuentran en una relación directa con las alteraciones telúricas.

Hemos comprobado que las geodas de amatista afectan a las líneas del Campo Magnético, especialmente las Curry, pudiendo desplazar una línea que nos está afectando directamente sobre una cama, por ejemplo, o en un lugar de trabajo, a base de girar la piedra sobre sí misma, una vez que hemos encontrado el punto adecuado donde colocarla. Es interesante , además en esta experiencia que no se produce ninguna modificación sustancial ni seria de la línea del Campo Magnético, (lo cuál podría estar incidiendo sin saberlo de un modo negativo en otros edificios, casas, etc…), el estiramiento, alargamiento, o desviación de la línea se reduce a la zona en la que estamos incidiendo con la piedra.

Esta piedra además contiene en sí misma el programa (por decirlo de algún modo) de la sabiduría, es realmente espiritual y un verdadero placer para la vista. Su sola presencia introduce verdaderas energías de serenidad, profundidad y belleza allí donde se encuentra ubicada. Es un verdadero regalo para la vista y para las personas que habitan un sitio tener en  un rincón de la casa una geoda de amatista.

El único punto difícil de las geodas son su precio. De todos modos buscando adecuadamente y alejándonos de las geodas de joyería o de las tiendas especializadas de coleccionistas, yendo directamente a los importadores o mayoristas, las encontraremos a precios muy razonables. Las diferencias de precio que he encontrado entre las geodas de uno y otro lugar pueden ser de hasta 5 y 6 veces más barato el kilo. Merece la pena hacer el esfuerzo y buscar bien.

El Cristal de Roca, Cuarzo Transparente.

Ya hemos mencionado anteriormente algunos de los usos de los cristales de cuarzo en la tecnología actual y la ciencia moderna, que incluso los cultivan con un grado alto de pureza mezclándolos con elementos que permiten claves de mayor conductividad eléctrica, óptica, térmica, etc… logrando cristales sumamente especializados. Nosotros también podemos utilizar estos cuarzos en la investigación radiestésica y Geobiológica.

Quizás la propiedad fundamental del cristal de cuarzo sea referida a su capacidad para poder ser programado y desprogramado, para captar y almacenar energía en su interior si podemos canalizarla. según R. Berger los cristales de cuarzo “pueden emplearse de muchas maneras para procesar esas variedades de la energía, dando lugar a numerosas funciones: recepción, reflexión, refracción, aumento, transducción, amplificación, concentración, transmutación, transferencia, transformación, almacenamiento, capacitancia, estabilización, modulación, equilibrado y transmitancia”.

Diane y David Metz[6] muchos de los diversos minerales de cuarzo (no sería solo el cristal de roca) pueden realizar la función de equilibrar, eliminando el estrés y la tensión y relajándonos. Permiten reequilibrarnos sobre todo si estamos sometidos a lugares muy alterados  por campos electromagnéticos. La energía aparece en todos los niveles: físico, mental, emocional y espiritual.

Uno de los puntos de vista más interesantes sobre los cristales de cuarzo, nos lo da Vogel, científico investigador de IBM durante 27 años, especializado en el estudio de cristales, gracias al cuál salieron adelante en su momento las pantallas de cristal líquido y que ha creado una fundación en los EE.UU. para la investigación de los cristales, habiendo desarrollado un tipo de cristal cultivado óptimo para la curación y la sanación.

“El cristal es un objeto neutro cuya estructura interna muestra un estado de perfección y equilibrio. Tallado en la forma adecuada, y cuando la mente humana entre en relación con esa plenitud estructural, el cristal emite una vibración que prolonga y amplifica los poderes mentales del usuario. Como el láser, irradia energía en una forma coherente y muy concentrada, y esa energía puede transmitirse a los objetos o a las personas según convenga”.

Las cuestiones claves que nos introduce este investigador están en la interacción que se produce entre las posibilidades que nos da el cristal, en función de su capacidad de almacenamiento, de su talla, y de su capacidad para focalizar de un modo coherente y concentrado las energías, con nuestros propios patrones mentales, emocionales y energéticos con una intención precisa.

cristales3

Tenemos por tanto la posibilidad sin tener que llegar a tan alto grado de especialización de poder investigar con los cristales de cuarzo en lugares física o sutilmente alterados; nuestro trabajo aquí es doble por un lado deberemos una vez elegido el cristal en la armonía que pueda presentar con nosotros, buscar radiestésicamente el lugar más adecuado para colocarlo y además añadir con las técnicas de programación (Y esto es importantísimo) el uso adecuado que le queremos darle. A partir de este momento entramos en interacción con el cristal a través de nuestra voluntad consciente para lograr un objetivo claro, sanación, transmutación de energías negativas, desviación de energías verticales u horizontales que nos afectan, neutralización de emisiones Verde Eléctrico Negativo. Tenemos todas las posibilidades para probar.

Estos cristales están siendo utilizados en la sanación energética, medicina vibratoria, etc… Según Dael Warker “Los cristales de cuarzo son amplificadores de las energías mentales y operan en el plano de las energías magnetoeléctricas”… se han encontrado además resonancias entre el cristal de cuarzo y aquellos sistemas cristalinos de las células que comparten sus propiedades…

Para los que queráis investigar en las posibilidades que nos da el  Cristal de Roca, os recomiendo la obra de Katrina Raphaell, y muy especialmente su primer libro: “La Iluminación por los Cristales”[7] .

Tres Piedras que Siempre conviene tener en nuestra casa.

Cuarzo Rosa.

Es la piedra que resuena con el amor en todas sus facetas, Las esferas de cuarzo rosa, y los cuencos llenos de cantos rodados unen a las formas suaves de sus curvas los efectos de la propia piedra con la proyección de la forma esférica.

En un cuarto de matrimonio, en la habitación de los hijos, en los lugares comunes, en los rincones simbólicos de las relaciones el cuarzo rosa siempre es una piedra protectora  que se relaciona con la armonía (es una de las piedras en que veremos que la gran mayoría de textos, autores e investigadores se ponen de acuerdo, pertenezcan a la cultura a la que pertenezcan).

Cuando han existido discusiones o ambientes difíciles producidas por tensiones emocionales, el cuarzo rosa puede ser un apoyo interesante para reequilibrar el ambiente del lugar.

Verdadera piedra del corazón es grata a la vista, está en armonía además con la creatividad. Aleja las energías negativas relacionadas con el corazón, atrayendo las positivas.

Jade.

Piedra excepcional con usos múltiples en Oriente y especialmente en China, tiene la propiedad de alejar las entidades. Ha sido considerada la piedra de la inmortalidad.

Si estamos inmersos en ambientes telúricamente difíciles o en lugares vibratoriamente pobres, o con energías ambientales que pueden atraer a nivel sutil energías no deseadas, el jade es una piedra que ayudará a que las entidades no arraiguen en los rincones en los rincones de nuestra casa.

Protege el sueño cerca de la cama y ayuda cuando a nivel personal necesitamos recentrarnos.

Turmalina Negra

Es una piedra tremendamente protectora de las energías más negativas y entidades más bajas; si existe miedo de influencias negativas de odio,  los llamados males de ojo, o de haber podido sufrir directamente influencias de negra la turmalina negra es la piedra  protectora.

Dentro de las alteraciones telúricas sería muy interesante investigar cuando no hay más remedio que dormir sobre una zona alterada, la combinación de piedras de turmalina negra con drusas de cuarzo transparente debajo y a los lados de la cama; o en los rincones de la habitación; intuitivamente es posible que haya posibilidades de cierta neutralización, pero es algo vuelvo a reiterar a demostrar y probar en cada caso.

Algunas personas colocan turmalinas negras cerca de los aparatos que emiten fuertes campos electromagnéticos como protección. Pero no conozco por ahora ninguna investigación seria, ni técnica, ni radiestésica que pueda avalar dicha conclusión.

Otras piedras que pueden ser utilizadas. (Indicamos solo algunas de las múltiples posibilidades).

Aguamarina

Símbolo de amor y espiritualidad: invita a la calma y la serenidad.

A la yin le permite vivir la más alta feminidad y al yang le permite integrar el yin universal y reconocer la energía madre – mujer.

Azurita

Ayuda a cumplir con los proyectos más ambiciosos.

De un azul intenso y profundo nos comunica con los planos más sutiles de un modo consciente.

Calcedonia

Procura energía tanto a nivel deportivo como intelectual

Cuarzo Citrino.

Nos pone en correspondencia con el astral y los animales.

Durante el sueño permite aprehender los planos del astral con nuestro subconsciente.

Diamante.

El que lleva un diamante, está protegido del fuego, del veneno, de los ladrones, las serpientes y los malos espíritus (texto indio).

Es muy positiva llevar esta piedra encima, ayuda a prosperar en el camino de la espiritualidad.

Desde la perspectiva que manejamos es una piedra muy interesante para colocarla en el umbral de la entrada de nuestra casa (siempre mirando hacia la parte interior de la casa y previo testing radiestésico para confirmar en cada caso). En algunas ocasiones al testar en vez del diamante aparecen otras piedras como el rubí, o el zafiro…

Es la piedra más evolucionada dentro del mundo mineral, con la energía más pura y su energía además de activar las áreas simbólicas en función del lugar de la entrada, va a ser la primera que a nivel sutil nos va a recibir cuando volvemos a nuestra casa, y la última que nos encontramos al salir.

Esmeralda

Nos pone en contacto con la fuerza interior.

Jacinto de Compostela

Consejo y Potencia a los constructores; es una piedra de suerte, ayuda positivamente en el trabajo interior.

Ayuda a obtener victorias en las acciones que emprendemos.

Jaspe

Cuando uno necesita ver claro en sí mismo.

Lapislázuli

Vibra con el amor divino, llevarlo cuando uno hace una oración intensa, o una meditación profunda.

Obsidiana.

Permite ver más claro dentro de uno, desarrolla la clarividencia, nos ayuda a conocer los lugares más ocultos dentro de nosotros.

Ópalo

Favorece el Sueño Reparador, y facilita el trabajo del inconsciente con sueños productivos, aparta las fuerzas negativas.

Permite el desarrollo del tercer ojo y la premonición.

Piedra de Luna.

En armonía con la luna y el inconsciente colectivo del planeta., facilita el sueño reparador, participa en la reactualización del pasado.

Piedra del Sol

Encarna la potencia, ayuda en el trabajo dirigido al colectivo. Perla

Energía de creación al alcance de todos, símbolo de feminidad, belleza, en armonía con el mar y el aguamarina.

Relación con la pureza y la belleza en el trabajo sobre una mismo.

Rubí.

Está en correspondencia con el fuego.

En la vivienda nos puede servir para equilibrar los excesos de agua, faltas simbólicas en las áreas del fuego; por su cercanía al diamante y su poder vibratorio, junto con el zafiro, se convierten en un trío poderoso de piedras para activar o contrarrestar energías en los distintos lugares de la vivienda.

Topacio Imperial

Amarillo como el sol, soporta la identidad vibratoria de la tierra.

Personalmente nos permite el rehacer una construcción y sólida.

Es una piedra que puede venir muy bien para activas lugares con falta de tierra, para anclar a las personas cuando no tienen “los pies sobre la tierra”; nos puede servir cuando encontramos fugas energéticas en las casas en las zonas centrales de la misma (por ejemplo un servicio importante y de uso en el área central de una casa). Cuando no hay más remedio un topacio imperial puede ayudar a armonizar las energías del lugar.

Turmalina Multicolor.

Ayuda con los miedos y las inhibiciones; romper con los hábitos establecidos, ayuda a tomar consciencia.

Ayuda a obtener claridad emocional y objetividad. Eleva los ánimos, adecuada contra la depresión.

Turmalina Verde

Abre el corazón; para Baggott y Morningstar[8]  transforma la energía negativa en energía positiva, y por ello se suele colocar en habitaciones de enfermos o en lugares en los que reina la confusión y la tensión.

Es una piedra muy interesante para investigar junto con las demás turmalinas en los lugares alterados

Katrina Raphaell nos dice de las turmalinas[9] en general. “Tiene la capacidad innata de elevar las vibraciones de cuanto la rodea. En la turmalina aparecen largas estrías perfectas y paralelas. Las líneas canalizan rayos eléctricos de luz que transforman inmediatamente las vibraciones más densas en corrientes positivas de energía. Sirve en cualquier momento y en cualquier lugar para incrementar la fuerza luminosa. Puede colocarse en altares, en puntos de chakras, en el cuarto de los niños, en el entorno de las plantas, en templos, e iglesias, o conformar preciosas joyas. También para disponer entre chakra y chakra, para conectar unas energías con otras. Se emplea junto con la rodocrosita y la malaquita en el plexo solar.

Genera un campo protector alrededor del cuerpo. Expresa el equilibrio interno y externo.”

Zafiro.

Piedra del cielo, da protección, amor y fecundidad. Está en relación con la belleza.

Testada radiestésicamente en la vivienda aparece muchas veces en las áreas de agua (¿Quizás por su color azul profundo?).

Aporta claridad e inspiración.

El denominado zafiro estrella nos enseña que en cada situación negativa hay una energía positiva que encontrar, una lección que aprender y un tipo de sabiduría que adquirir.

Algunos Consejos para la Adquisición y Uso  de las Piedras

A la hora de adquirir piedras es muy importante ser cuidadosos para no realizar un dispendio innecesario, pues para el trabajo que realizamos no necesitamos las piedras más puras, mejor talladas, las más hermosas o transparentes. Por el contrario cualquier piedra incluso en estado bruto nos puede servir.

Está claro que cuando una piedra es más profunda de color, con una mayor talla y calidad siempre los resultados serán mejores, pero no necesitamos piedras caras de joyería, ni tampoco de coleccionista, donde distintos factores pueden encarecer la gema o el cristal. Nos interesa la energía de la piedra y en todo caso lo más  importante sería resentir si la piedra  elegida está en armonía con uno mismo si es que la vamos a utilizar nosotros, o con las personas que habitan una casa en función del uso que la queremos dar.

cristales4

Cuando trabajamos con las piedras hemos de olvidarnos de ningún tipo de proceso lógico en el sentido de voy a colocar esta piedra aquí porque sirve para tal función, o tiene tal propiedad. Muy al contrario, como todo en el verdadero proceso radiestésico, es el vacío mental (o por lo menos el silencio en el momento del resentir) el que ha de ocupar su lugar y nos llevaremos verdaderas sorpresas. Fiémonos de nuestra intuición, pues aunque lo que conocemos de las piedras no nos encaje de un modo mental,  veremos que cumplen su cometido  en la interacción  que se produce entre unas piedras y otras. Tampoco hemos de olvidar que también radiestésicamente nos podemos equivocar y que todo lo que hacemos es a poner a prueba cada vez para contrastar los efectos y resultados.

Las piedras hay que limpiarlas de vez en cuando con la luz del sol, pero esto no es una regla fija y absoluta para todas las gemas y cristales. El cuarzo amatista por ejemplo perderá su bella coloración violeta profunda si lo colocamos demasiado tiempo a la luz del sol,  con lo cuál será mejor limpiarla a la luz de la luna llena, y si lo ponemos al sol, solo deberá ser unos minutos.

Según Baggott y Morningstar [10]  se consideran piedras masculinas (emiten energía hacia el exterior, buenas para enviar energía curativa, para proyectar deseos, para dar confianza, etc…) y por tanto para ser limpiadas con el sol) las ágatas ribeteadas y rojas, la Cornalina, circón, citrino, el cuarzo transparente, diamante, granate, hematites, jaspe rojo, lágrima de apache, obsidiana, ónice, ópalo de fuego, pedernal, piedra de , piedra de sol (heliodoro), rodocrosita, topacio.

Se consideran piedras femeninas (para eliminar tensiones, fertilidad, para el amor y desarrollo del corazón, para la sabiduría y el discernimiento, potenciar la meditación, aspiraciones espirituales, desarrollo psíquico y trabajo intuitivo.) y que pueden ser limpiadas por la luna, el ágata musgosa, aguamarina, amatista, azabache, azurita, berilo, calcedonia, calcita azul y rosa, celestina, crisocola, crisoprasa, cuarzo ahumado, azul, rosado, transparente, esmeralda, fósiles, jade, jaspe verde, lapislázuli, madera fósil, malaquita, nácar, ópalo pálido, perla, piedra lunar, sugilita, turmalina negra y verde, turquesa, y zafiro.

Se recomienda en varios lugares sumergir los cristales en agua con sal  para que sean limpiados, sin embargo también aquí pueden existir dificultades pues hay minerales que rechazan el agua. En opinión de D. y D. Metz[11]  los minerales hidrofóbicos serían la malaquita, barita, crisocola en bruto, aragonito, turquesa sin tratar, azurita, selenita, rodocrosita, lapislázuli, adamita, smithsonita, calcita, algunos ónices, la mayor parte de los fósiles, el apatito y la covelita.

Mi consejo en este sentido es introducir la piedra dentro de sal gorda marina durante unas horas. En el ayuverda se aconseja además limpiar los cristales con incienso y pasarlos por la  influencia de la llama de una vela. Esto estaría más en consonancia probablemente con una limpieza por todos los elementos. Los indios de Norteamérica también entierran los cristales durante unas horas, y Katrina Raphaell recomienda colocar los cuarzos en agua corriente de manantial.

Nuevamente el proceso radiestésico también nos  ayuda a mejorar nuestra intuición y encontrar el mejor modo de poner un cristal en óptimas condiciones para poder trabajar con él.

Si queremos programar un cristal de cuarzo, en los libros especializados (En cualquiera de los citados en este texto por ejemplo) vais a encontrar múltiples maneras de poder hacerlo según la experiencia y el encuadre de cada uno de los autores.

Todos ellos los podríamos integrar en dos claves, la propia intención con la que queremos cargar la piedra y la energía focalizada y concentrada a través de nuestra mente, nuestro corazón y nuestras manos para cargar la piedra. Unas técnicas u otras, estarán más en resonancia con nuestra manera de ser. Pero tener simplemente el cuarzo en nuestras manos con una concentración clara y dirigida de lo que queremos imprimir en él durante unos minutos será más que suficiente para poder cargar un cristal.

Es evidente que nos dejamos muchísimas cosas en el tintero, pero solo tratamos de abrir una puerta; Jugar con los cuarzos, os puedo asegurar que es una experiencia maravillosa, y para los más osados sería muy interesante intentar ver en qué nos pueden ayudar los cristales. Están ahí esperando entrar en armonía y resonancia con nosotros. Os puedo asegurar que hay una utilidad profunda y maravillosa, incluso cuando no los utilizamos para nada. La belleza, y la dignidad de los cristales a nuestro alrededor nos abre a verdaderas dimensiones profundas de nuestro ser. Y además nos pueden servir para reequilibrar los lugares alterados en el planeta y dentro de nuestro corazón… ¿Alguna vez seremos conscientes de que no existe ninguna diferencia entre el territorio que habitamos exteriormente y el que habitamos interiormente?. Mientras llega ese momento maravilloso y mágico en el sentido más vital y poderoso del término los cristales están ahí para recordárnoslo e ir haciendo el puente.


[1] Aunque son muchas las obras que existen en torno a estos temas, y todas muy interesantes, hay tres ejes en las fuentes que me parecen claves a destacar por su importancia.

Por un lado la obra de Katrina Raphaell, publicada en la editorial Neo – Person, con tres tomos que llevan por título: “La Iluminación por los Cristales”, “La Curación por los Cristales”, y “La Transmisión por los Cristales”. Es una obra creo que referencial y de hecho la veremos incluida en la bibliografía de la mayoría de los textos que se han publicado sobre este tema con cierta seriedad.

Otro de los Trabajos publicados en Robin Book, que me han parecido muy importantes es la obra que lleva por título “Los Cristales”, con un recorrido precioso de múltiples autores en una integración perfecta del uso de los mismos que va del de los indios norteamericanos al uso más tecnológico y experimental actual, desde la sanación y curación que podríamos mencionar como más oculta al uso y apoyo en las terapéuticas y medicinas más actuales, no solo a nivel médico oficial sino también en la llamada medicina vibratoria y psicoterapia.

Por otro lado el tercer eje que nos ayuda en el apoyo teórico viene constituido por la obra de Didier, D., en este caso “Lado Cruz – Lado Cara, Tratado de las Ciencias Energéticas”, y “El Tarot Iniciático de los Maestros”, ambas en la ed., Ekoforum de Vitoria – Gasteiz donde se nos aportan verdaderas perlas  en torno a la relación de los cristales con el ser humano en su condición más holística y actual.

[2] LASKOW, L., “Medicina Transformacional, en Los Cristales”, ed., Robin Book, Barcelona, 1993

[3] DIDIER, D, “Lado Cruz – Lado Cara, Tratado de Ciencias Energéticas”, Ekoforum, Vitoria, pp., 105.

[4] GERBER, R., “Los Cristales y el Sistema Energético Sutil Humano”, redescubrimiento de un ancestral arte de la curación, en “La Curación Energética”, ed., Robin Book, Barcelona, 1993.

[5] Cuando se somete un cristal de cuarzo a una presión mecánica, se produce una tensión eléctrica cuantificables; inversamente al aplicar la corriente eléctrica a un cristal tendremos un movimiento mecánico

[6] METZ, D., D., “El Espectro de los Cristales”, en “Los Cristales”, ed., Robin Book,  Barcelona, 1993

[7] RAPHAELL, K., “La Iluminación por los Cristales. Las Propiedades Transformadoras de Cristales y Piedras Curativas”, vol. 1, ed., Neo-Person, 1993

[8] obra citada, pp., 64

[9] RAPHAELL, K., “La Iluminación por los Cristales. Las Propiedades Transformadoras de Cristales y Piedras Curativas”, vol. 1, ed., Neo-Person, 1993

[10] BAGOTT A., & MORNINGSTAR, “La Sabiduría de los Cristales”, ed., de Vecchi, Barcelona, 2001

[11] obra citada, pp., 80