Astrónomo estadounidense nacido en 1910. Profesor de la Northwestern University, director adjunto del Smithsonian Astrophysical Observatory de Cambridge (Massachussets) además fue Director del Centro de Investigación Astronómica Lindheimer y asesor científico durante 20 años de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

Por Raúl Núñez

Sus libros deben considerarse como auténticos hitos de la ufología, entre estas publicaciones se puede destacar:

  • The UFO experience, a Scientific Inquire (La experiencia , una investigación científica) Año 1972
  • The Hynek Report on UFO (Informe Hynek sobre los ) Año 1977

Joseph Allen Hynek esta vinculado al fenómeno desde los años 1947-1948 precisamente cuando el piloto civil Kennett Arnold notifico el primer avistamiento de la época contemporánea de la historia de la ufología. Precisamente la Fuerza Aérea estadounidense encargada por el Pentágono de los fenómenos Ovnis decidió de hecho administrar a los técnicos especializados con un asesor científico provisto de una preparación astronómica y astronáutica válida y consistente. El ingreso del profesor Hynek a la investigación oficial de los Ovni demostró que este fenómeno importaba mucho a las autoridades estadounidense en aquellos años además que las primeras declaraciones de Kenneth Arnold habían causado una real alarma social, no sólo en los Estados Unidos sino también en muchos otros países del mundo, que comenzaron a ver “discos voladores” sobre sus cielos soberanos.

Al principio Hynek mantuvo una posición totalmente escéptica al fenómeno que investigaba, siguiendo una línea y las directrices de la USAF. Sus explicaciones siempre fueron en términos convencionales y dentro de la oficialidad que marcaba los cánones militares y el Gobierno americano. Al tiempo después de sacar conclusiones junto a otros eminentes científicos de la época y trabajar en el Proyecto Grudge, pionero de la investigación de los “platillos volantes de aquella época”, Hynek fue el primero en destacar que el 23% de los casos examinados podían considerarse de naturaleza “no identificado”. En este punto hay que mencionar respecto al Proyecto Grudge que fue el embrión de otro Proyecto famoso más conocido como Blue Book.

Para los neófitos de estos primeros pasos de la ufología contemporánea, añadiremos que el proyecto Blue Book, es el nombre que la Fuerza Aérea de los Estados Unidos asignó en Marzo de 1952 a una comisión investigadora del fenómeno Ovni, y que fue la continuación de otros dos proyectos anteriores denominados Grudge (ya mencionado) y otro denominado Sign. Este proyecto trabajo intensamente entre el período de Marzo de 1952 y Septiembre de 1953 bajo la dirección del Capitán Edward J. Ruppelt. El trabajo de esta comisión ha sido muy cuestionado a lo largo de los años dado que la necesidad de encontrar explicaciones “definitivas” dio como paso a conclusiones y explicaciones apresuradas y errores estrepitosos, como la alusión a las “estrellas de Orión”, para dar explicaciones a los de Midwest de Agosto de 1965. El error incalificable fue que en aquel periodo de año dicha constelación sólo era visible desde el hemisferio opuesto a la Tierra. Todo esto sea dicho para incorporar la evolución del profesor Joseph Allen Hynek a la investigación de la ufología activa a finales de los años 1960. Este año fue importante ya que el Mayor Héctor Quintanilla integrante de la comisión del Proyecto Blue Book se encontró con un científico dentro de su propia comisión que le expresó que era “inútil continuar negando una realidad que cada vez se hacía más evidente”

La aportación de Joseph Allen Hynek a la investigación ufológica es el Diagrama de Extrañeza-probabilidad, el cual se podría resumir apresuradamente como la definición del índice de la extrañeza (IE) y la relación con la medida de su singularidad en el contexto de la clasificación general que lo engloba. Cuantos más detalles desafíen el sentido común, mayor IE en los casos de encuentros cercanos del segundo tipo y encuentros del tercer tipo, las dos clasificaciones aludidas poseerían un alto IE, en cambio, en los fenómenos de “luces nocturnas” y los “discos diurnos” lo tendrían muy bajo.

La explicación del Diagrama de Extrañeza-probabilidad se podría en forma de ejemplo y coloquial de la siguiente manera:

En un camino llano se ve un punto oscuro en la carretera. Su acercamiento hace que vayan apareciendo detalles. Localizamos un punto de color oscuro, luego definimos un coche de tamaño pequeño, su color ya es definible, es azul, a medidas que se acerca distinguimos que su marca es SEAT 600, más cerca aún distinguimos alguien al volante, no sabemos si es hombre o mujer, pero si distinguimos su pelo rubio, apreciamos pronto que es una mujer. Ahora esta más cerca y ya podemos determinar con certeza que es una mujer joven incluso leemos la matrícula del coche. La chica pasa y ya la observación es completa y definida.

En el test de Extrañeza, las pautas son iguales, pero en orden inverso, o sea el acercamiento del objeto o de lo que deseamos definir aumenta la incógnita. El supuesto coche se convierte en un objeto extraño, con formas incalificables, ovoide, con perfiles indefinibles. Al acercarse más las posibles personas que creíamos eran niños se convierten en pequeños . A medida que forzamos nuestro entendimiento y el acercamiento se produce en forma paulatina, nuestra extrañeza aumenta hasta un momento que nuestras referencias habituales nos indican que lo observado nos es imposible de identificar y calificar. Hynek indica que entre más detalles desafíen al sentido común, mayor IE tendrá el caso.

Respecto al “índice de probabilidad” como parámetro importante en las investigaciones de la ufología, Hynek toma en cuenta varios factores: Testigos serios y dignos de credibilidad, mejor varios que un solo testigo, clarificación de la observación teniendo en cuenta margen de errores, coherencia comparativa con otros avistamientos del mismo episodio, sensación de convicción que el testigo transmite al investigador y la valoración total de todos estos elementos. Lógicamente las pruebas psicológicas son imprescindibles y un examen sobre el estado de salud del testigo en el momento es esencial. La aplicación del detector de mentiras también lo recomendaba Hynek en su momento. En este punto hay que añadir que los planteamientos de Hynek eran a finales de los años 60 lo que lo hacían un científico renovador y muy evolucionado en la apreciación de los fenómenos Ovnis de aquella época. En el momento actual muchos de sus planteamientos pueden ser cuestionados pero los pioneros en cualquier materia tienen un perfil de equivocación, lo esencial es la implantación de elementos y parámetros en la investigación que en el futuro sirvieron a otros investigadores a seguir adelante en sus trabajos. El aporte real de Hynek fue romper con la oficialidad en la investigación y buscar nuevos caminos para encontrar respuesta a este enigma que son los Ovnis.

La universalmente clasificación de estos fenómenos aportada por Joseph Allan Hynek, que se podrían definir: luces nocturnas, platillos diurnos, observaciones visuales y con radar, y encuentros cercanos de tipo I, II, y III, le han merecido reconocimiento mundial, incluso su persona aparece breves segundos en la película Encuentros Cercanos del Tercer Tipo, su figura no podía faltar en un momento tan crucial, a pesar de ser una película el reconocimiento esta registrado en este tema. Lógicamente que aquella película fue realizada en los Estados Unidos y no debemos olvidar que el fenómeno Ovni nació en aquel país y las personas relacionadas con el fenómeno se han visto expuesta a todo tipo de controversia. Joseph Allen Hynek no estuvo libre de estas controversias en su paso por la ufología y falleció el año 1986 como investigador ufológico y con un aura de misterio que muchos han querido darle.