Un equipo de científicos de la Escuela de Geociencias de la Universidad de Edimburgo ha descubierto que el conjunto de y de Gilmerton es mucho más extenso de lo que se pensaba y podría indicar la existencia de un antiguo templo druida clandestino.