Actualmente se conoce como Picatrix a un antiguo grimorio que se conserva en la Biblioteca Vaticana (Reg.lat. 1283). Tiene 400 páginas y fue escrito originalmente en árabe bajo el título de Ghāyat al-Ḥakīm (La meta del sabio).

Por Francisco Cabrera

Los expertos creen que fue compuesto en el siglo XI, aunque algunos argumentan que fue creado en la primera mitad del siglo X. El trabajo se divide en cuatro libros, que muestran una marcada ausencia de exposición sistemática.

Se cree que el Picatrix fue escrito por Abū-Maslama Muhammad ibn Ibrahim ibn ‘Abd al-da’im al-Majrīt, un astrónomo, matemático y alquimista de Al-Andalus que quería reunir todo el conocimiento del Medio Oriente desde los siglos VIII y IX y que fue conocido como Maslama el «Madrileño». Sin embargo, algunos consideran que en esto existe un error cronológico ya que Maslama murió en la primera década del siglo XI mientras que el Picatrix fue escrito a mediados del siglo XI o comienzos del siglo XII.

El grimorio está compuesto por cuatro tratados en el que el autor explica no sólo cómo crear estatuas mágicas y talismanes, sino que incluso habla de ciudades enteras construidas con los principios de la astrológica.

En el siglo XIII, el rey de Castilla Alfonso X (también conocido como Alfonso “El Sabio”) ordenó la traducción del texto antiguo al español.

La traducción al latín ganó una notable popularidad en Europa entre los siglos XV y XVIII.

Aunque se dice que la versión castellana se perdió, la traducción latina (Liber Picatrix) se extendió por todo Occidente y alcanzó un notable éxito entre los siglos XV y XVIII.

Esta obra mágica inspiró a algunos autores renacentistas como Cornelius Agrippa, Marsilio Ficino o Pico de la Mirandola.

Los contenidos de este antiguo grimorio mágico son fascinantes y en él, encontramos referencias a la magia talismánica y referencias astrológicas a animales, plantas, metales, , etc.

A través de ellas, el lector podría atraer y canalizar la energía de los para que un cierto evento se desarrolle de acuerdo con la voluntad del practicante, la magia zodiacal que se dice que ayuda a controlar y dominar con precisión -a través de la fuerza del universo- incluso la naturaleza y los alrededores.

El antiguo grimorio mágico también da una idea de la numerología y los calendarios lunares que supuestamente ayudaría a planificar rituales considerando el momento más propicio para que la energía del universo favoreciera el resultado.

Sin embargo, hay más en este misterioso grimorio mágico que la numerología y la . Este texto antiguo incluye diferentes recetas extrañas para innumerables hechizos que debían ser compuestos con ingredientes tan peligrosos como el hachís, el opio y otras plantas psicoactivas que se usaron en grandes cantidades para inducir estados alterados de conciencia y viajes astrales.

En el Picatrix podemos percibir claramente la influencia de los Sabeos Harranianos, que eran adoradores de los planetas, y también las influencias de las tradiciones herméticas. Los Harranianos fueron un pilar importante para la astrología en la que floreció entre el 800 d.C. y el 1400 d.C. y en cuyo período surgieron astrólogos tan conocidos como Thabit Ibn Qurra o como el sufí y alquimista Jabir Ibn Hayyan, conocido como Geber.

Referencias:

Fragmentos del Picatrix en la Biblioteca Digital Mundial

Ana Labarta. Ecos de la tradición mágica del «Picatrix» en textos antiguos. Textos y Estudios Sobre Astronomia Espanola en el Siglo XIII. Univ. Autònoma de Barcelona, 1981