Ugarte es una pequeña localidad situada en la provincia de Buenos Aires, Argentina y hace unos años cobró protagonismo tras una extraordinaria experiencia de tres policías que fueron testigos de un singular acontecimiento.

soldestellos

El suceso que recientemente ha publicado el Diario Popular, se remonta a junio del año 2009 cuando el investigador Cristian Soldano del grupo Orbital Vision y el equipo de UFO Investigaciones, se personaron en el lugar donde se desarrolló la experiencia y se entrevistaron personalmente con los protagonistas que, en este caso, fueron tres efectivos policiales.

«Fue lo más hermoso que vi en mi vida», dijo el teniente primero Héctor Moncalieri que, junto a dos de sus compañeros, el oficial Palau y el sargento Carbone, observaron durante más de una hora dos enormes esferas que cambiaban de color mientras efectuaban movimientos coordinados para luego alejarse del lugar.

Hay que resaltar el hecho de que la localidad de Ugarte tiene un gran antecedente de sucesos de este tipo y está considerada como “zona caliente” por los investigadores de Argentina.

Según un informe redactado por los investigadores mencionados «se vieron repentinamente iluminados notando que todo brillaba. Sus ropas, la camioneta y un sector bien definido del área en la que se encontraban quedó fundido en una luminosidad blanca-eléctrica que no generaba sombra». «Según sus comentarios, mientras se encontraban hablando, en un instante notaron que todo se había vuelto blanco a tal punto que no podían distinguirse colores, ya que todo resplandecía con un color blanco-eléctrico muy intenso, notando que esa luminosidad partía desde un objeto en el cielo. Su percepción del objeto fue más clara cuando dejaron de ver el radio de luz dentro del que se encontraban, que duró algunos instantes, y debido a las características inusuales que presentaba la misma, es que decidieron ir en dirección a esa luz para visualizarla con mas detalle»

Según las declaraciones de los testigos el objeto esférico era de gran magnitud y sus movimientos eran de ascenso y descenso a una altitud de entre 100 y 200 metros.